jueves, 8 de marzo de 2018

Indictment


Revisar la demanda contra los rusos por parte del Departamento
de Justicia a nombre del fiscal especial Robert Mueller, sirve para entender el contexto político que vive Estados Unidos, particularmente porque es motivo de lecturas encontradas entre demócratas y republicanos. El documento demanda a 13 individuos y 3 compañías, todos de nacionalidad Rusia, mientras muestra los avances en la investigación sobre la complicidad que puso existir entre la campaña presidencial de Donald Trump y  el espionaje ruso para influir en los comicios de 2016. A partir de la publicación del documento, los demócratas son partidarios de que la acusación pone fin a las preguntas sobre si la intromisión rusa era un “engaño”, no obstante, los aliados del presidente Donald Trump insisten en que no se muestran nuevas pruebas de los presuntos nexos de la campaña con el gobierno de Vladimir Putin. La demanda indica que la estrategia rusa socavó a varios candidatos presidenciales, incluidos los rivales de Trump en el Partido Republicano, como Marco Rubio y Ted Cruz, ahora senadores por Florida y por Texas, respectivamente; pero el objetivo central de los rusos fue sabotear a la entonces candidata a la presidencia Hillary Clinton, del Partido Demócrata. En definitiva, no se mencionan a funcionarios ni asociados al equipo de Trump, pero es necesario revisar cómo se señala, en la acusación el equipo de Mueller, que la Internet Research Agency, una organización rusa de difusión de propaganda en Internet, buscó sembrar la discordia en el sistema político al influir sobre el proceso electoral de 2016.
District of Columbia. Indictment. Department of Justice. 02-16-18.

No hay comentarios:

Publicar un comentario