jueves, 30 de noviembre de 2017

Trade Deals with Real Gains: A Path Forward




By Dean Baker, Center for Economic and Policy Research, 11-3-17
Según un análisis del CEPR, un think tank de política ecónomica, co-fundado por los economistas Dean Baker and Mark Weisbrot, con sede en Washington D.C, en los Estados Unidos y en muchos otros países, gran parte de la población se ha vuelto en contra del comercio. Dean Baker comenta que ha sido un problema importante en las elecciones de 2016 y fue un factor importante para colocar a Donald Trump en la Casa Blanca. “La hostilidad hacia el comercio no debe sorprender”. Hay buena evidencia de que grandes segmentos de la población de los Estados  Unidos, se han visto afectados por el patrón de comercio en las últimas cuatro décadas. En particular, comenta que los trabajadores sin títulos universitarios “fueron los perdedores, ya que se vieron obligados a competir con los trabajadores con salarios mucho más bajos en el mundo en desarrollo”. “Cualquier ganancia que haya podido obtenerse de la ventaja comparativa fue más que compensada por las pérdidas que sufrieron debido a una posición de negociación debilitada”. Si bien esta ha sido la realidad en las últimas cuatro décadas, ciertamente no había nada inevitable sobre el daño causado a los trabajadores menos educados. “La redistribución al alza del comercio no fue el resultado de un proceso impersonal de globalización; fue el resultado de una política deliberada”. En este debate, el autor esboza brevemente un camino para la política comercial: “no se trata de enfrentar a los trabajadores de manufacturas de los países ricos con los trabajadores manufactureros en los países pobres, donde inevitablemente un grupo debe ser el perdedor”. “No existe un conflicto de intereses inherente entre los trabajadores de los países ricos y los países pobres, incluso si es conveniente para muchos plantear el tema de esta manera”.



No hay comentarios:

Publicar un comentario